La violencia espanta a profesionistas

21/02/2012. La violencia en el país propicia un nuevo comportamiento entre los empleados: cambiar de residencia. En 2010, alrededor de 5,000 personas, entre pequeños y medianos empresarios y profesionistas independientes, que radicaban en el norte de México, emigraron a la ciudad de México, según estimaciones del Centro Empresarial Distrito Federal de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) .

En 2010 comenzó a crecer el interés de candidatos que buscan oportunidades en el centro del país, siendo el Distrito Federal uno de los principales polos de atracción. "La mayor parte viene del norte, Monterrey, Torreón, Ciudad Juárez y Chihuahua", menciona Ignacio San Martín, manager de la División Engineering y Manufacturing de la firma de reclutamiento Michael Page.

La inseguridad orilla a las empresas a invertir hasta 15% de sus gastos operativos en la contratación de guardias de seguridad, vehículos blindados y sistemas de alarma, de acuerdo con cifras de Coparmex. Esa no es el la única complicación que propicia la violencia, San Martín afirma que retener el tanto y cubrir plazas en el norte del país se ha convertido en un problema. Se debe recurrir, dice, a gente que ha vivido, de manera preferente, en zonas fronterizas.

La inseguridad ha impulsado la salida de mexicanos al extranjero, en 2011, la fuga de talento en la industria nacional creció 33%, calcula Grupo Multisistemas de Seguridad Industrial. Datos de esta firma refieren que en 2010 alrededor de 20,000 personas con estudios de licenciatura, maestría y doctorado migraron a otros países; Estados Unidos es el principal receptor.

Ignacio San Martín menciona que un argumento recurrente entre los empleados que buscan su cambio es la tranquilidad familiar. Vivir en un ambiente donde la criminalidad se ha incrementado, quizá no disminuye el rendimiento o productividad del colaborador, pero sí impacta su estado emocional. El trabajador vive inquieto por lo que pueda pasarle a él o a sus allegados, refiere el  especialista.

La Asociación de Ingenieros Universitarios Mecánicos Electricistas (AIUME), estima que 40,000 personas vinculadas a esta profesión migran anualmente a Estados Unidos; en su caso, la salida no es -exclusivamente- por violencia, intervienen otros factores como la falta de espacios laborales.

Ignacio San Martín detalla que a los perfiles ubicados en ingeniera, manufactura y supply chain (canal de distribución) son ‘fáciles' ubicarlos en puestos en el centro del país, porque son actividades con importante demanda (incluso mayor que la oferta) y suelen vincularse a industrias con un fuerte potencial en el país, es el caso del sector automotriz.

La gente que trabaja en la zona norte, en esos rubros, suele conocer el tema de exportación con Estados Unidos. "Hay cabida, profesionalmente, para este tipo de personas", explica San Martin. Entre las ciudades que están en el ‘blanco' de esos talentos destacan Guanajuato, Querétaro, Toluca y el Distrito Federal. En opinión del representante de Michael Page, una ventaja en este cambio de residencia radica en que la vacante, al menos en la ciudad de México, suele tener una remuneración competitiva, aunque los costos de vida en la ciudad también son diferentes, con respecto a lo que sucede en otras ciudades del país.

Para los interesados en cambiar de ciudad, San Martin aconseja prepararse con meses de anticipación, siendo el primer paso monitorear ofertas y condiciones laborales, a través de la información que brindan firmas de reclutamiento y bolsas de trabajo formales. "Nunca hay que renunciar al trabajo sin otra puesta concreta", aconseja.

El objetivo de organizar el cambio, cuando menos con tres meses de anticipación, es prepararse como candidato no sólo para identificar una vacante atractiva, sino también para entrenarse en la forma que se aplicará al puesto. En ese tipo de contrataciones, lo frecuente es tener un primer contacto por teléfono y video conferencia, hay que ser un candidato ‘vendible' e interesante en cuestión de minutos, dice Elsa Noriega, psicóloga y especialista en reclutamiento laboral.

Otro paso esencial, reconoce San Martin, es consultar la decisión con la familia porque, a veces, a pesar del ambiente de inseguridad, no se quiere dejar ese círculo, lo cual complica el traslado del empleado. Una situación de este tipo sucedió con un candidato que estaba a punto de contratarse en Guadalajara, Jalisco. "Pasó las pruebas y entrevistas, y cuando platicó sobre el cambio con la esposa, ella dijo que no se iba de la Ciudad (de México)", recuerda Mayra Ortega, headhunter y directora general de la bolsa de trabajo Lucas5.

Fuente: cnnexpansion.com

Noticias Febrero 2012
Buscador de Empresas
Calendario de Eventos


Entre el

y el